Avola y el Nero D’Avola

imageEs curioso descubrir como en todo el territorio de Avola, un pueblo situado a 25 km al sur de Siracusa, no hay ni rastro de cultivo de Nero d’Avola. Si hablas con un aulisi (como se llama su habitante, en siciliano) que tenga ya cierta edad, te dirá que nunca se ha hecho vino en Avola, que en ningún momento se ha producido esa uva que tan famosa se ha hecho en las últimas décadas. Te contará que, desde siempre, el aulisi ha estado comprando vino de Pachino (otro pueblo unos 30 km más al sur), que ese es el vino que siempre ha tenido en su mesa y que lo del Nero d’Avola no sabe de dónde ha salido; que es una invención, una ‘estrategia de marketing’ de algún listillo (por supuesto lo dirá en otras palabras).
Si el desventurado viajero en busca del tan estimado néctar, piensa llegar a Avola y encontrarse en la tierra de los vinos, enseguida quedará desilusionado.
En Avola se cuentan un par de bodegas relativamente recientes, que han cabalgado la ola del éxito que ha supuesto esa fama que le ha llegado de rebote por llevar, ese vino y la uva con la cual se produce, el nombre del pueblo. Desde hace unos años han surgido también unas enotecas que han pasado de vender un anónimo “vino de Pachino” a ofrecer Nero d’Avola y otros vinos sicilianos.
Pero si bajamos un poco más y pasamos al territorio colindante de Noto, nos encontramos en una área muy vasta donde sí se cultiva esa vid de racimos rubí junto con otras vides autóctonas, como el Frappato y el Catarratto. No es casual que haya una zona que se llame Bonivini (literalmente “buenos vinos”) a demostrar que desde siempre, allí, ha habido viñedos.
Los enólogos de la zona explican que el Nero d’Avola, antes, se conocía con otro nombre, Calaulisi que parece derivar de Calea (variante de uva, en siciliano) y Aulisi (de Avola) y que, erroneamente, por asonancia se pasó a llamar Calabrisi (de Calabria), llevando a confusión sobre su origen.
En realidad, los más ancianos recuerdan que hace mucho tiempo sí había viñedos en Avola, antes de que se sustituyeran con los cultivos de limones y almendras, que mejor representan a Avola hoy en día. Parece cierto que el Nero d’Avola, la vid, sí tenga su origen en el pueblo aunque, ahora, su cultivo está extendido por toda Sicilia. Es decir que el “vino de Pachino” que bebían los aulisi no era otra cosa que el producto de la misma vid que, más tarde, asumió el nombre Nero d’Avola.

En Elmundovino hay un artículo muy interesante, escrito por Juancho Asenjo, sobre el cultivo del Nero d’Avola y del Frappato. Puedes leerlo aquí

Anuncios

2 comentarios en “Avola y el Nero D’Avola

  1. Del 14 al 27 de abril, los supermercados “Consum” le dedican unos días a Italia. Entre los productos que ofrecen, destaco un vino tinto monovarietal (Nero d’Avola) de la firma Da Luca procedente de tierras sicilianas. Según mi humilde paladar, y teniendo en cuenta la desviación subjetiva que produce mi amor por la isla, un vino correcto, que se ha sumado a la moda de este tipo de uva.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s